MATERIALES

En Mauska trabajamos con materiales de alta calidad y bajo impacto que se obtienen y producen pensando en nuestro planeta, es por ello que la gran mayoría de nuestras pieles son de curtición vegetal, pieles de vacuno tratadas con tintes ecológicos libres de metales pesados como el cromo que es tan dañino para el ser humano y el medio ambiente.

Esta manera de tratar la piel puede hacerla más irregular, pero aparte de hacerla más pura y bella, con el tiempo desarrolla una «patina» única.

Nos abastecemos de pieles de una curtiduría de la Toscana italiana certificada por el Leather Working Group (LWG), una organización internacional que evalúa el cumplimiento y el rendimiento medioambiental de la industria del cuero.

Factores como la ausencia de materiales tóxicos, las condiciones justas para los agricultores, que sean pieles procedentes de la cadena alimentaria y biodegradables influyen en nuestra forma de adquirir nuestras pieles.

Para nosotros la sostenibilidad es un camino a seguir. Cada decisión que tomamos, sin importar lo pequeña que sea, contribuye de cara a una economía y sociedad que valora a la gente, a los animales y a la naturaleza. Nos esforzamos en asegurarnos que los proveedores con los que trabajamos comparten nuestros valores y que sus trabajadores tienen unas condiciones dignas.

Sabemos que tenemos un largo camino por delante pero continuaremos trabajando para ser una marca responsable y para producir artículos que sean de alta calidad y que perduren en el tiempo.

Vd. puede ayudar a que el artículo que adquiera dure más y así reducir el impacto medio ambiental.
Para ello animamos a nuestros clientes a:

Limpiar de vez en cuando el bolso con un paño de algodón blanco y seco.


Los bolsos que son de pieles claras son más susceptibles a que se decoloren, evitar el contacto directo con prendas oscuras que puedan desteñir.


Si no lo va a usar en tiempo guardarlo en la caja de cartón en la que se le entregó.


Si se mancha, limpiar con una solución limpiadora o en su defecto mezclar dos vasos de agua destilada con dos gotas de jabón incoloro delicado, humedecer ligeramente nun trapo blanco y aplicar pequeños movimientos circulares. Retirar el exceso de agua si lo hubiese, dejar secar y aplicar una crema protectora. Siempre ser suave a la hora de limpiar o nutrir el bolso, no aplicar demasiada presión.


Evitar exponer el bolso a calor extremo, humedad, lluvia, roce y sol directo porque podría causar decoloración o manchas.


En el caso de que se moje, evitar el uso de secador u otra fuente de calor ya que deterioraría considerablemente la piel.


Evitar que esté en contacto con sustancias corrosivas como el aceite o el alcohol.